Dimite Esperanza Aguirre

Dimite Esperanza Aguirre
Dimite Esperanza Aguirre

Dimite Esperanza Aguirre

El Partido Popular sacrifica a Esperanza Aguirre para salvar a Cifuentes. Nos van a decir que la dimisión de Aguirre es un cierre de etapa, un final de época. Nos van a decir que es el pasado, pero sabemos que no es cierto.

 

Cristina Cifuentes lleva 30 años en el partido de la Púnica y la Gürtel, de la financiación ilegal de las campañas de Madrid, del saqueo del agua de Madrid, de la venta del derecho a la vivienda a fondos buitre, del desmantelamiento de los hospitales públicos de Madrid o de los recortes de las becas para que los jóvenes puedan estudiar. Nada de eso desaparece con la dimisión de Esperanza Aguirre.

 

Los ciudadanos y ciudadanas de Madrid nos merecemos que no se blanquee la memoria de una persona que ha representado un modelo de ciudad que consistía en la mercantilización de los derechos fundamentales, y en la puesta de las instituciones públicas al servicio de empresas y lobbies financieros que no pagan impuestos en nuestro país. Una persona cuyos cargos de máxima confianza están ya en la cárcel, y cuya gestión al mando del Ayuntamiento de Madrid está siendo investigada en múltiples frentes que no hacen sino destapar un escándalo tras otro.

 

No vamos a permitir cierrres en falso. La dimisión de Esperanza Aguirre no es el final, sino el principio de una época. Pero no es Cristina Cifuentes la protagonista de esta nueva época, sino la ciudadanía de Madrid, que ya no tolera ni un minuto más a esta cadena de favores de la que Aguirre es sólo un eslabón, pero en la que también está Cifuentes, están sus consejeros imputados, están Granados y González y están las empresas que han participado en la trama corrupta que ha saqueado los impuestos y los derechos de vecinos y vecinas de Madrid.

El principio de la época nueva que se abre con la dimisión de Aguirre lo protagoniza una ciudadanía que ya está en el siglo XXI, y que exige instituciones leales y transparentes. Una ciudadanía a la que la mafia le ha dicho siempre que no se preocupara de la política, porque para eso estaban los expertos gestores. Una ciudadanía que ocupa múltiples espacios de participación municipal, en lo local, en lo cercano, en asociaciones de vecinos, en AMPAS, en movimientos sociales, en mareas por la sanidad, por la educación, por el agua, en los Foros Locales, en los presupuestos participativos, en los barrios y las plazas.
Una ciudadanía nueva que sabe que nada cambia con la dimisión de Aguirre porque Cifuentes se queda, pero la vamos a desalojar con la tutela y la participación popular.


Comparte