“Han arrancado un trozo de democracia”

“Han arrancado un trozo de democracia”
“Han arrancado un trozo de democracia”

“Han arrancado un trozo de democracia”

Área de Memoria de Podemos Madrid

La retirada de las placas del Memorial de la Almudena con los 2.934 nombres de los asesinados por el franquismo en la capital entre 1939 y 1944 en los muros del Cementerio del Este, por parte del Gobierno municipal de José Luis Martínez Almeida, implica una nueva humillación a las víctimas, un insulto a los familiares y una expresión más de la política negacionista de la derecha en relación a la historia de España y al derecho a la memoria de la sociedad española.

La destrucción de este Memorial, que aún no estaba inaugurado, pero que ya estaba ejecutado en un 80%, así como, el cierre de la Oficina de Derechos Humanos y Memoria y la paralización del proyecto de memorial a los presos políticos en los terrenos de la antigua cárcel de Carabanchel, sitúan al Ayuntamiento de Madrid al margen de la legalidad internacional volviendo a generar una anomalía democrática dentro del entorno europeo, ya que, estas actuaciones suponen una agresión contra la democracia, la convivencia, los derechos humanos, las libertades civiles y las conquistas sociales. Como señalan los memorialistas “nos han arrancado un trozo de democracia”

No aceptamos, como pretende el Gobierno municipal del PP, VOX y Cs, un memorial que borre los nombres de las víctimas del franquismo, asesinadas en aplicación de unas sentencias sumarias con ausencia absoluta del derecho a la legítima defensa. Son las sentencias de la abominable ´Causa General’ que llevo al asesinato por motivos políticos de muchos y muchas españolas, tras la Guerra Civil, cuyo ‘delito’ fue defender la democracia y la libertad.

En Podemos Madrid, insistimos en la obligación de todas las instituciones de dar cumplimiento a la Ley de Memoria Histórica y queremos expresar toda nuestra solidaridad y apoyo con las asociaciones de víctimas, familiares, y colectivos de memoria con los que seguiremos trabajando, codo con codo, para defender el derecho a la verdad, justicia, reparación de las víctimas, y para establecer garantías de no repetición.

 

 


Comparte