¿Por qué es una irresponsabilidad que no haya declaración institucional el 25N en el Ayuntamiento de Madrid?

¿Por qué es una irresponsabilidad que no haya declaración institucional el 25N en el Ayuntamiento de Madrid?
¿Por qué es una irresponsabilidad que no haya declaración institucional el 25N en el Ayuntamiento de Madrid?

¿Por qué es una irresponsabilidad que no haya declaración institucional el 25N en el Ayuntamiento de Madrid?

Lucía Antolínez y Nerea Parra, responsables del Área de Feminismos de Podemos Madrid

 

El que no haya declaración institucional fruto del desacuerdo de ciertos partidos de derechas nos habla del marco político que está operando de forma subyacente.

Este marco político traslada una interpretación de la realidad y esta interpretación, finalmente, se traducirá en la implementación de una serie de políticas públicas o la falta de ellas.

Una declaración institucional también traslada los compromisos que asume la institución y de qué manera se van a llevar a cabo (después vendrán los presupuestos que se van a destinar, qué recursos se van a gestionar, a quién se le va a encargar esa gestión, etc.)

Para finalizar, esta declaración realiza un llamamiento o reconocimiento a las ciudadanas y ciudadanos y otros actores sociales por su implicación en la sanción social (mediante el rechazo y condena) hacia las violencias machistas o para incentivar que lo haga.

Por tanto, la falta de posicionamiento unánime y nítido de nuestro Ayuntamiento mediante esa no declaración institucional, no es solamente una irresponsabilidad, es un intento de ninguneo e invisibilización de la realidad, de negar lo que está sucediendo y silenciar a las personas que, y cada vez somos más, no toleran el machismo y quieren que sus instituciones funcionen consecuentemente.

Esta “ausencia” en el 25N de nuestro Ayuntamiento es la violencia simbólica que genera los prejuicios y el ideario y es también la violencia estructural, con la que la institución garantiza la discriminación mediante sus acciones o por la falta de ellas, ya que con la inacción permite que sigan dándose.

Sabíamos que el partido de extrema derecha tiene ganas de trasladarnos hacia atrás uno o varios siglos en el tiempo, pero lo verdaderamente inexplicable es cómo el resto de partidos del espectro de la derecha está picoteando de ese argumentario y mirando hacia otro lado ante estos intentos de apropiación de una institución para intereses ideológicos, que van en contra del bienestar de la mitad de la población madrileña.

A tenor de los primeros artículos leídos, no se van a hacer intervenciones preventivas que van desde el trabajo con jóvenes hasta prevención de la violencia sexual en el espacio público, por tanto, tendremos al Ayuntamiento de Madrid en un rol en el que va a ayudar a perpetuar las violencias machistas de forma sistémica, ya que no va a actuar sobre ellas ni va a poder asegurar el cumplimiento de nuestros derechos.

Por lo que este 25N seguiremos expresando el rechazo a toda clase de violencias contra las mujeres, pero en esta ocasión también señalaremos a nuestro Ayuntamiento como parte implicada.


Comparte